Parque Zonal Huáscar

Esta primavera decidí visitar un parque zonal de Lima con mi hermana y su hijo de 1 año. Escogí este parque porque es de los más grandes de Lima Metropolitana, aunque al llegar notamos que menos de la mitad del terreno está abierto al público en general y la otra parte la utilizan para otros fines (lagunas de oxidación).

Una de las atracciones principales de este parque es la isla de los monos, la gruta de la Virgen del Carmen y el mini zoológico. Las dos primeras se encuentran dentro de una laguna artificial donde solo se puede acceder con unos botes motorizados o pedalones con formas de cisne. El mini zoo está a la entrada del parque y no se lo recomiendo a los amantes de animales pues estos viven en condiciones precarias. Para mi sobrino, que era la primera vez que veía animales salvajes fuera de su libro para niños, la experiencia fue traumática.

El parque forma parte de SERPAR, el Servicio de Parques de la Municipalidad de Lima, y por ello cuenta con un personal especializado en el cuidado de áreas verdes. En el corto paseo que hicimos, pudimos ver tanto hombres como mujeres sembrando y manteniendo las diferentes especies.

Existen espacios diseñados con plantas con una determinada característica, como zonas acuáticas, xerófilas, florales, etc. Sin embargo, desde mi punto de vista, muchas veces los diseños se encuentran tan lejos del sendero que son difíciles de apreciar o también hay una falta de coherencia en la estética (ej. espacios recargados de color y formas). Algunos cubresuelos también podrían utilizarse para reducir las áreas de césped en lugar sin tránsito.

El parque también cuenta con áreas boscosas, lo que lo convierte en el pulmón de Villa El Salvador. Estas son para mí, las más atractivas del lugar. Las personas suelen ocupar los espacios bajo los árboles para descansar y también, por qué no, ponerse románticos. Existen carteles de madera con mensajes morales y ambientales que bordean todo el bosque.

El parque cuenta con un área de juegos para niños, canchas de fulbito y otros deportes, karts, el tren de la lectura, restaurantes, área de parrillas, de camping, entre otros. Eso sí, los baños si bien están limpios, no están preparados para el cuidado de bebés.

En general, el parque se encuentra en buen estado y es como un club abierto al público en general. La entrada es totalmente asequible (1-3 soles dependiendo de la fecha) y la diversión asegurada. Mi sobrino aún no caminaba pero terminó agotado.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.