Exposición Internacional de Orquídeas 2011

Recuerdo que la primera vez que fui a esta exposición en el parque Reducto de Miraflores, estaba cursando mi último ciclo en la universidad. Había llevado algunos cursos de ecología a lo largo de mi carrera y en ese momento estaba matriculada en uno de Áreas Verdes Urbanas dirigido por el IDEA-PUCP. Ana Sabogal y Fernando Roca fueron dos profesores que impulsaron el tema botánico dentro de la carrera de Geografía y Medio Ambiente y no me acuerdo exactamente cuál de los dos fue el que me recomendó ir a este evento.

Nunca he tenido orquídeas en mi casa. Tampoco han sido las plantas que más han llamado mi atención (no porque no sean impresionantes sus flores sino porque en general le doy valor a las plantas por su conjunto). Sin embargo, recuerdo que cuando fui al Manu, el especialista botánico que nos acompañaba estaba fascinado con las especies que encontramos en el camino, sobretodo en la selva alta. La que me más me gustó fue una con flor tan pequeña que tenías que ser un especialista para darte cuenta de que se trataba de una orquídea.

El impacto que tuve la primera vez que fui a esta exposición fue fuerte. Estaba maravillada de encontrarme en un lugar cerrado, lleno de estas flores que decoraban todo el entorno. Este año fue la segunda vez que asistí y si bien no fue tan impresionante como la primera, pasé horas observando la infinidad de especies de orquídeas que existen en el planeta.

La exposición empieza por una serie de ikebanas realizados con orquídeas. En el área principal se encuentran los diferentes “stands” que cada participante diseña y donde congregan decenas de especies. En la salida puedes comprar orquídeas, libros, macetas y todo tipo de productos relacionados. A continuación, resumo en imágenes lo que pude disfrutar este día.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.