Vitex agnus o el árbol de la castidad (Sauzgatillo, Agno casto)

Este arbusto fue en su momento santo remedio para todos los monjes en celibato pues sus propiedades antilíbido les echaba una manito para evitar el pecado. Casi como contradicción, esta planta también se usa para aumentar la fertilidad femenina ya que regula las hormonas.

El árbol de la castidad luciéndose en el Parque Olivar. Los guachimanes no dudan en descansar del sol bajo su copa.

El sauzgatillo, además de ser medicina, es un espectáculo. Desde verano hasta otoño se cubre de espigas que reúnen cientos de florecitas color morado que atraen abejas y mariposas. El follaje es denso, con forma de palma y de un verde intenso. Tanto las ramas, como las hojas y las flores son fragantes.

Hojas y flores del sauzgatillo.

Este arbusto mediterráneo puede alcanzar los cinco metros y se puede podar para darle una figura de árbol pequeño. Es sumamente ramificado y es una especie caducifolia por lo que hay que tomar en consideración que pierde sus hojas en invierno. La poda se debe realizar en primavera, antes de su floración. Esta es una planta resistente a la salinidad y la sequía pero requiere de un suelo con buen drenaje y de sol directo.

Las flores en espiga.

Todas las partes de esta planta son útiles y hoy pueden encontrar Vitex agnus en pastillas que concentran las propiedades milagrosas. Las semillas se usan como pimienta y además tiene un aceite de esencia. Los frutos son medicina, alimento y tintes. Los extractos del sauzgatillo se utilizan para evitar los dolores menstruales y regular el ciclo femenino. Asimismo, aumenta la producción de leche materna (no recomiendan utilizarlo durante el embarazo). Como si fuera poco, también elimina el acné en la adolescencia.

¿No les parece suficiente para sembrarlo en casa?

Con una buena poda se le puede dar forma de árbol.