Terrarium

Algunos los llaman vivarium pues dentro de ellos habitan especies de animales y plantas en un ambiente que recrea su hábitat natural. Estos suelen ser recipientes cerrados o con alguna apertura para que se cree un microclima único. La idea es retener el vapor y que este produzca gotas para que las plantas se rieguen por si solas. Los terrarios pueden ser de diversos materiales pero necesariamente deben tener un lado de vidrio o un material transparente para observar la vida que encierra. Las imágenes siguientes muestran algunos que hice hoy.

Terrarium de suculentas.

En el caso de un terrarium exclusivamente para plantas, es importante seleccionar los elementos adecuados para cada una de las especies. Son muy típicos, por ejemplo, los terrarios con especies tropicales que requieren de un ambiente más cerrado para generar mayor humedad. También existen los terrarios con cactus y suculentas que pueden tener una apertura más grande y no precisan de tanta humedad y agua.

Suculentas, musgo y piedras.

Existe un procedimiento a seguir cuando se crean estos mini-jardines. Primero se debe poner piedras, conchas, vidrios o cualquier otro material sólido y con tamaño mediano para crear espacios de aire. Luego se pone una capa de carbón triturado en pedazos pequeños. Esto funciona como un aislante entre la tierra y la base de piedras. Encima del carbón puede ir tierra, musgo u otro sustrato que va de acuerdo a las especies de plantas que se piensa sembrar.

Los estratos: piedra, carbón, musgo y plantas.

El resultado siempre debe ser crear un ambiente de bajo mantenimiento. Los recipientes, las especies y los sustratos deben ser planificados previos a la instalación. En Lima es un poco difícil conseguir una gama de recipientes para terrarios. Sin embargo, muchos envases como focos de luz, jarras y peceras se pueden usar. En algunas ocasiones, se recomienda conseguir unas pinzas largas pues hay que ubicar las plantas en recipientes con el pico angosto.

Mini suculentas verdes.

Con el tiempo, las personas que hacen terrarios van conociendo más sobre las especies pequeñas de plantas, aquellas que muchas veces pasamos por alto. La idea es iniciar con una composición y luego añadir y perfeccionar el concepto. Para evitar problemas en el futuro, los materiales como piedras deben limpiarse y escurrirse previamente. Por otro lado, si es que se eligen especies con sensibilidad a la luz, éstas crecerán en dirección a ella por lo que se recomienda ir rotando el terrarium cada ciertos días.

Terrarium marino.

En la creación de un jardín cerrado se requiere de mucha creatividad. Algunas opciones para alegrar la vida de un terrario son colocar piedras de mayor tamaño, conchas de mar, cristales e inclusive muñequitos. O como hace un primo mío, tiene como mascota una mantis. Eso sí, no se olviden de colocar una malla para darle aire y evitar que se escape.

Como fuente de inspiración les presento a Paula Hayes, una escultora y diseñadora de jardines que vive en Nueva York (http://www.paulahayes.com/). Tras años trabajando como paisajista, finalmente encontró su nicho en los terrarium. Su última gran muestra fue en el MOMA de NYC, donde creó unos recipientes de vidrio con formas únicas. Éstos fueron instalados con una luminaria especial y se usaron diversos materiales como cristales para darle color y textura a cada pieza. Pueden ver el trabajo detrás de la muestra en este video:

Bienvenidos al mundo miniatura de las plantas.

Vitex agnus o el árbol de la castidad (Sauzgatillo, Agno casto)

Este arbusto fue en su momento santo remedio para todos los monjes en celibato pues sus propiedades antilíbido les echaba una manito para evitar el pecado. Casi como contradicción, esta planta también se usa para aumentar la fertilidad femenina ya que regula las hormonas.

El árbol de la castidad luciéndose en el Parque Olivar. Los guachimanes no dudan en descansar del sol bajo su copa.

El sauzgatillo, además de ser medicina, es un espectáculo. Desde verano hasta otoño se cubre de espigas que reúnen cientos de florecitas color morado que atraen abejas y mariposas. El follaje es denso, con forma de palma y de un verde intenso. Tanto las ramas, como las hojas y las flores son fragantes.

Hojas y flores del sauzgatillo.

Este arbusto mediterráneo puede alcanzar los cinco metros y se puede podar para darle una figura de árbol pequeño. Es sumamente ramificado y es una especie caducifolia por lo que hay que tomar en consideración que pierde sus hojas en invierno. La poda se debe realizar en primavera, antes de su floración. Esta es una planta resistente a la salinidad y la sequía pero requiere de un suelo con buen drenaje y de sol directo.

Las flores en espiga.

Todas las partes de esta planta son útiles y hoy pueden encontrar Vitex agnus en pastillas que concentran las propiedades milagrosas. Las semillas se usan como pimienta y además tiene un aceite de esencia. Los frutos son medicina, alimento y tintes. Los extractos del sauzgatillo se utilizan para evitar los dolores menstruales y regular el ciclo femenino. Asimismo, aumenta la producción de leche materna (no recomiendan utilizarlo durante el embarazo). Como si fuera poco, también elimina el acné en la adolescencia.

¿No les parece suficiente para sembrarlo en casa?

Con una buena poda se le puede dar forma de árbol.

Chihuly’s Avatar

Hay que aceptarlo. Existe un esfuerzo por mejorar las áreas verdes de Lima. Lo que sí no está sucediendo es una evolución en el diseño de las mismas. Así como los arquitectos sufren con  ciertos nuevos edificios-insulto, los paisajistas no comprendemos la monotonía de la hiedra y el geranio en Lima.

Mi madre me escribió hoy desde Phoenix, Arizona, contándome sobre los jardines de cactus (xerófilos) que abundan por la ciudad. Recordé entonces un paper que leí hace poco para mi tesis sobre los dreamscapes (los paisajes de ensueño que solemos querer para nuestras casas) y cómo a pesar de que algunas personas están comenzando a usar especies de plantas nativas, todavía persisten los jardines “oasis” o de césped en lugares con poca agua, como Lima. Decidí entonces googlear los paisajes desérticos de Phoenix y me encontré con Dale Chihuly.

Este diseñador, ciego de un ojo, es especialista en trabajos con vidrio soplado. Después de recorrer el mundo aprendiendo técnicas distintas, ha intervenido diversos espacios públicos, incluyendo el Jardín Botánico de Phoenix (http://www.dbg.org/events-exhibitions/chihuly). Sus obras se mimetizan y contrastan al mismo tiempo con las especies existentes. Las formas son variadas, desde canicas gigantes hasta púas y corales de vidrio.

Los paisajes que recrea Chihuly nos remontan a la selva de Avatar, con flores de colores brillantes, plantas monumentales y árboles que quisiéramos que sean reales. Sería un placer ver nuevas intervenciones en los jardines limeños, unas que no sean clips gigantes como los que puso el alcalde Salmón hace unos años en San Isidro.

Aquí algunas de sus obras que arman una fiesta en el jardín:

http://www.chihuly.com/gardens.aspx

Parque Zonal Huáscar

Esta primavera decidí visitar un parque zonal de Lima con mi hermana y su hijo de 1 año. Escogí este parque porque es de los más grandes de Lima Metropolitana, aunque al llegar notamos que menos de la mitad del terreno está abierto al público en general y la otra parte la utilizan para otros fines (lagunas de oxidación).

Una de las atracciones principales de este parque es la isla de los monos, la gruta de la Virgen del Carmen y el mini zoológico. Las dos primeras se encuentran dentro de una laguna artificial donde solo se puede acceder con unos botes motorizados o pedalones con formas de cisne. El mini zoo está a la entrada del parque y no se lo recomiendo a los amantes de animales pues estos viven en condiciones precarias. Para mi sobrino, que era la primera vez que veía animales salvajes fuera de su libro para niños, la experiencia fue traumática.

El parque forma parte de SERPAR, el Servicio de Parques de la Municipalidad de Lima, y por ello cuenta con un personal especializado en el cuidado de áreas verdes. En el corto paseo que hicimos, pudimos ver tanto hombres como mujeres sembrando y manteniendo las diferentes especies.

Existen espacios diseñados con plantas con una determinada característica, como zonas acuáticas, xerófilas, florales, etc. Sin embargo, desde mi punto de vista, muchas veces los diseños se encuentran tan lejos del sendero que son difíciles de apreciar o también hay una falta de coherencia en la estética (ej. espacios recargados de color y formas). Algunos cubresuelos también podrían utilizarse para reducir las áreas de césped en lugar sin tránsito.

El parque también cuenta con áreas boscosas, lo que lo convierte en el pulmón de Villa El Salvador. Estas son para mí, las más atractivas del lugar. Las personas suelen ocupar los espacios bajo los árboles para descansar y también, por qué no, ponerse románticos. Existen carteles de madera con mensajes morales y ambientales que bordean todo el bosque.

El parque cuenta con un área de juegos para niños, canchas de fulbito y otros deportes, karts, el tren de la lectura, restaurantes, área de parrillas, de camping, entre otros. Eso sí, los baños si bien están limpios, no están preparados para el cuidado de bebés.

En general, el parque se encuentra en buen estado y es como un club abierto al público en general. La entrada es totalmente asequible (1-3 soles dependiendo de la fecha) y la diversión asegurada. Mi sobrino aún no caminaba pero terminó agotado.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Luz verde en Cieneguilla

La luz es otra en Cieneguilla. Quienes hayan tenido la oportunidad de disfrutarla, saben a lo que me refiero. Lima y su nube gris desde San Miguel hasta Chorrillos no nos deja ver el cielo celeste por meses durante el invierno (y gran parte del otoño y la primavera-sino toda). Dicen que el sol es muy egoísta con esta ciudad pero no creo que piensen lo mismo los que viven en las faldas de la cordillera. Distritos como San Juan de Lurigancho, Carabayllo y La Molina gozan de más días soleados que los miraflorinos que literalmente vivimos en las tinieblas.

Cieneguilla es valle verde angosto entre montañas pardas. Sol, insectos, verde, sol, flor, río y sol. Un escape total de la depresión. Debo decir que tuve la suerte de tener unos tíos (y cinco primos) que decidieron mudarse a este distrito a mediados de los años 80. En esa casa con un jardín que mis recuerdos imaginan más inmenso de lo que es, jugamos a las chapadas pero también recogimos fresas e hicimos pócimas con flores. A veces Papapa nos llevaba al río a recoger renacuajos sin reparar en el daño físico que podría generarle llevar a más de 6 niños a una excursión de ese tipo.

Hace unos días vi unas fotos del jardín de esta casa y me pareció increíble cómo han madurado las plantas. Antes las paredes de ladrillo se mostraban y la sensación de amplitud era mayor puesto que los árboles aún eran pequeños. El resultado es fruto del esfuerzo y pasión de mi tía y su jardinero. Aquí presento algunas de las especies que se encuentran en el terreno pero también el jardín de la casa de una amiga que visité este invierno a unos kilómetros, cuenca arriba.

¡Cactus, orquídeas, magnolias, frutales, nativas, tropicales, troncos, flores y hojas para todos los gustos!

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Megaskepasma erythrochlamys (Manto rojo)

El género monotípico Megaskepasma solamente tiene una especie, que es la que presento. Este arbusto proviene de Venezuela pero existe en los trópicos de Centro y Sudamérica (algunos la conocen como Brazilian Red Cloak por su origen brasileño). Logra alcanzar los cuatro metros de altura y su mayor atractivo son sus flores cubiertas por brácteas de color magenta en forma de espiga.

Debido a su origen, si quieren plantar esta especie en Lima, deben considerar que requiere de humedad, temperaturas superiores a los 15°C y suelos fértiles bien drenados. Esta planta se desarrolla mejor en semisombra pero se puede exponer al sol directo. El riego es moderado y en el periodo de crecimiento debe ser abundante. Esto indica que si bien este arbusto es muy vistoso, no es muy conveniente para una ciudad con escasez de agua como Lima.

Esta especie debe podarse después de la floración para que rejuvenezca. Normalmente se reproduce por semilla pero también se puede hacer por esqueje (deben cortar una rama bastante madura, casi leñosa para tener más éxito). La fácil adaptación que tiene este arbusto hace que se naturalice rápidamente en un nuevo espacio y en ciertos países es considerada invasiva.

Para todos los caprichosos, ¡Megaskepasma a la orden!

Las flores del norte

Algunas parecen siempre estar allí, inmóviles, alumbrando el ocre árido de las tierras norteñas mientras que otras nos sorprenden una o dos veces al año contra el cielo celeste intenso. Las flores están para ser vistas, olidas, fotografiadas, tocadas por nosotros pero asimismo son vida y alimento de pacazos, abejas, aves y murciélagos.

Ayer regresé de un viaje por carretera hasta Máncora, Piura y estas son algunas fotos de las flores que brillan con más intensidad en el norte peruano. Sol, mucho sol es lo que las hace diferentes a las limeñas. Algunas fueron tomadas con detenimiento mientras que otras las capturé en pleno movimiento desde el auto. De igual forma, color y textura es lo que se muestra.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Helichrysum italicum (Curry)

Si quieren armonizar su jardín con una planta de hojas casi blancas que dan un sentimiento de calma, el curry es una excelente opción. En Lima, normalmente se usan los senecios para contrastar el color de las plantas anuales pero si puedo escoger, prefiero el curry.

Planta de curry en maceta dando buen augurio a una casa de campo

El aroma que emiten las hojas de este subarbusto es muy agradable. De hecho, algunas personas lo utilizan para sazonar ensaladas y carnes. Asimismo, el popular aceite de Immortel que ofrecen grandes marcas de belleza, se extrae de sus hojas. Tiene propiedades curativas pues alivia el dolor, estimula la circulación sanguínea y mejora la piel pero eso sí, no es la especie que se usa para cocinar en la India. Esta planta ha llegado al Perú desde el sur de Europa, Turquía y el Mediterráneo.

A este curry le gusta el sol o sol parcial y el suelo no debe ser extremadamente fértil pues está adaptado a suelos rocosos. Logra sobrepasar el medio metro de alto y ancho con un crecimiento bastante rápido. Si bien requiere de agua, esta planta se adapta a la sequía con facilidad. Por eso, también es una especie que debe utilizarse más en esta ciudad.

Sus hojas casi blancas son mágicas y aromáticas.

El curry tiene flores amarillas y redondas que aparecen entre verano y otoño. Estas suelen atraer mariposas y se deben cortar después de su floración. Las flores secas se utilizan para decoración. Como si fuera poco, ¡el helichrysum es una especie que trae buen augurio!

Brunfelsia sp. (Francisca, Jazmín de Paraguay, Jazmín de América)

En Lima se le conoce como Francisca (viene de su sinónimo Franciscea sp.), en la selva peruana como Chiricsanango, en Uruguay como Jazmín del Paraguay, en Europa como Jazmín de América y en Estados Unidos e Inglaterra como Yesterday, Today and Tomorrow. Algunos también la llaman Solana furiosa debido a que pertenece a la familia de las Solanaceae. Este arbusto siempreverde originario de América tropical, es uno de los favoritos de nuestra ciudad pero lo malo es que requiere de un consumo moderado de agua y no tolera la sequía.

Lo más atractivo de la Francisca es que tiene flores que van cambiando de color: nacen violetas, se convierten en lavanda y finalmente terminan blancas. Esta transición permite ver diferentes tonos de morado en la planta, sobretodo entre abril y noviembre. Además, atrae mariposas, que son tan escasas en Lima.

Como si fuera poco este espectáculo, la Francisca nos seduce con la fragancia que emiten sus flores que parecen tener cinco pétalos pero realmente son unipétalos. En la aromaterapia este perfume se usa para pensar con claridad y tomar decisiones seguras así como diseminar ideas fijas. A la hora de plantarla en el jardín, no se deben ubicar muy cerca de las habitaciones pues la fragancia puede ser extrema.

Este arbusto llega a alcanzar los cuatro metros de altura y tiene una forma redonda que puede alcanzar los tres metros. Es de rápido crecimiento y requiere de un suelo con buen drenaje y enriquecido con material orgánico. Si es que las hojas ovaladas comienzan a amarillarse, deben colocar fertilizantes y nutrientes. En cuanto a la poda, esta puede realizarse en la parte baja, mostrando la base ramificada y darle un aspecto de árbol pequeño. Es recomendable podar el arbusto después del florecimiento invernal.

Se recomienda plantar este arbusto en la parte trasera de un borde mixto o en la base de un conjunto de palmeras altas. Crece y florea mejor en espacios con sol parcial. No le debe caer sol directo a medio día, pues puede quemar las hojas. En cuanto al riego, es regular pero no debe encharcarse pues puede dañar las raíces. Como casi todas las plantas con abundantes flores, ésta también es sensible a las pestes. Si es que le agarra la mosca blanca, la cochinilla o los pulgones, debe fumigarse inmediatamente.

La Francisca es utilizada como medicina natural en diferentes partes de la Amazonia. Inclusive es una de las plantas que se utilizan para preparar el brebaje de Ayahuasca. Sin embargo, hay que saber emplearla porque puede ser tóxica, generando delirios y borrachera. Por ello, hay que cuidar de las mascotas o niños cuando la planta está presente en la casa.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Exposición Internacional de Orquídeas 2011

Recuerdo que la primera vez que fui a esta exposición en el parque Reducto de Miraflores, estaba cursando mi último ciclo en la universidad. Había llevado algunos cursos de ecología a lo largo de mi carrera y en ese momento estaba matriculada en uno de Áreas Verdes Urbanas dirigido por el IDEA-PUCP. Ana Sabogal y Fernando Roca fueron dos profesores que impulsaron el tema botánico dentro de la carrera de Geografía y Medio Ambiente y no me acuerdo exactamente cuál de los dos fue el que me recomendó ir a este evento.

Nunca he tenido orquídeas en mi casa. Tampoco han sido las plantas que más han llamado mi atención (no porque no sean impresionantes sus flores sino porque en general le doy valor a las plantas por su conjunto). Sin embargo, recuerdo que cuando fui al Manu, el especialista botánico que nos acompañaba estaba fascinado con las especies que encontramos en el camino, sobretodo en la selva alta. La que me más me gustó fue una con flor tan pequeña que tenías que ser un especialista para darte cuenta de que se trataba de una orquídea.

El impacto que tuve la primera vez que fui a esta exposición fue fuerte. Estaba maravillada de encontrarme en un lugar cerrado, lleno de estas flores que decoraban todo el entorno. Este año fue la segunda vez que asistí y si bien no fue tan impresionante como la primera, pasé horas observando la infinidad de especies de orquídeas que existen en el planeta.

La exposición empieza por una serie de ikebanas realizados con orquídeas. En el área principal se encuentran los diferentes “stands” que cada participante diseña y donde congregan decenas de especies. En la salida puedes comprar orquídeas, libros, macetas y todo tipo de productos relacionados. A continuación, resumo en imágenes lo que pude disfrutar este día.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.