Tibouchina urvilleana (Tibuchina, Planta de la gloria, Flor princesa)

Este arbusto perenne de Brasil cada vez se ve más en Lima. Sin embargo, es un capricho de los que quieren plantas tropicales en el desierto pues la Flor princesa requiere de un riego moderado y aún más cuando está floreciendo (que puede ocurrir en cualquier estación del año).

Esta planta puede estar a pleno sol o a semisombra sin problema pero prefiere protegerse del sol de medio día. Llega a alcanzar los tres metros de altura, erecta y desordenada, creciendo a una velocidad media. Si es necesario, colocar un soporte para sujetar los tallos delgados. Para saber cómo podar una Tibuchina correctamente, pueden ver el video a continuación:

Hay dos cosas tentadoras de este arbusto: su flor y sus hojas. Las flores son de color azul violeta con el centro rosado o blanco y a las mariposas les encantan. La textura aterciopelada y la forma redonda de las hojas verdes son sumamente atractivas. Cuando son jóvenes, pueden ser de color rojo o bronce. Todas estas características de la planta transmiten paz y tranquilidad.

La Tibuchina requiere de buen drenaje pues un exceso de agua empozada puede dañarla. Tampoco tolera ser transplantada (pierde muchas hojas) por lo que se debe tratar con mucho cuidado. Es una especie que puede plantarse en macetas, sobretodo en climas que no son de su preferencia. Evitar ubicarla en zonas ventosas ni en temperaturas heladas. Algo bueno: es resistente a las plagas.

Aquí algunas imágenes de esta Flor princesa:

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s