San Francisco, una ciudad verde

De San Francisco, solo cosas buenas había escuchado. Hace poco visité unos cuantos días la ciudad y tengo que decir que todo lo que dicen (y más) es cierto. Esta ciudad es algo como un Nueva York más verde, menos poblado y sin rascacielos. Sobre mi comentario sobre los GPSs en la entrada de Sacramento, debo decir que me equivoqué pues si vas a San Francisco, alquila uno de esos aparatos o terminarás estresado dándole vueltas al mapa.

Por todas las calles uno puede ver árboles alineados, algunos con flores, otros que muestran sus hojas nuevas, todas de diferentes tonos de verde. Mientras uno avanza del centro hacia el Golden Gate Park, se puede ver diversos parques que le dan un sentido al barrio. Algunos son puntos turísticos como el parque que está frente a la casa del famoso programa de los años ochentas y noventas, Tres por tres (Full House). Otros son utilizados únicamente por los sanfranciscanos, personajes muy deportistas y dispuestos a aprovechar cada rayo del sol que aparece a lo largo del año.

Un nuevo punto de interés en la ciudad es el jardín vertical que ha diseñado Patrick Blanc en el colegio Drew. Este recién ha sido instalado hace un par de meses por lo que las plantas aún están pequeñas. Sin embargo, en esa pared (ver presentación) hay más de 100 especies de plantas nativas de California.

A pesar de que pude notar la existencia de estos espacios en mi primera entrada a la ciudad, mi travesía empezó en el Parque Nacional de Muir Woods. Este queda cruzando el Golden Gate Bridge (hacia el norte) y pasando Sausalito, pueblo turístico frente al mar, en dirección este. Si alguna vez deciden ir, les recomiendo llegar temprano pues la fila de autos cuando salí del parque era infinita.

Muir Woods concentra una población de secoyas inigualable en la zona. Estos árboles son llamados secuoyas (coast redwood) y alcanzan los 100 metros de altura. Las bases de estos árboles pueden crear formas irregulares y curiosas. Algunos tienen huecos gigantescos que pueden servir de habitación para los animales (de hecho tuve la oportunidad de ver un coyote pequeño que según el guardabosques estaba perdido). Otros han caído y se pueden observar los anillos en los troncos, que evidencian su vejez.*

En el bosque de secuoyas también se encuentran otros árboles luchando por un pedazo de luz como robles, arces, el laurel de California (Umbellularia californica), Toyon (Heteromeles arbutifolia), California Buckeye (Aesculus californica), Madroño (arbutus menziesii), California Nutmeg (Torreya californica), Aliso rojo (Alnus rubra) y Abeto de Douglas (Pseudotsuga meziesii). La sombra que generan todas estas especies hacen que el microclima sea húmedo y predomina el musgo. Asimismo, en los niveles bajos del bosque, se encuentran diversas especies de helechos pero muy pocas plantas con flores.**

Al día siguiente decidí incursionar en el Golden Gate Park, donde está el Conservatorio de Flores y el Jardín Botánico (entre otros centros de interés como el Museo Young y la Academia de Ciencias de California). Una vez dentro del parque comienzan a aparecer diversas especies que uno normalmente no ve en el resto de la ciudad. De hecho, hay sectores especializados en camelias, plantas xerófilas, jardines japoneses, etc.

El Conservatorio de Flores (abierto desde 1879) es una joya de la ciudad de San Francisco. Es un invernadero cubierto con una fina capa de hielo sobre cada uno de los vidrios que impide que el clima exterior afecte las plantaciones internas. El espacio está dividido en diferentes sectores, desde plantas tropicales de bosques bajos y altos hasta especies acuáticas, presentadas en su hábitat natural o en macetas. Todas provienen de 50 países entre los trópicos de Cáncer y de Capricornio.

Las orquídeas son las flores más llamativas y muchas de ellas provienen del Perú pero también se muestran otras aún más extrañas de remotas partes del planeta. El calor dentro del conservatorio rápidamente empañaba el lente de mi cámara por lo que tenía que ser muy rápida entre la limpieza del mismo y el disparo. Las imágenes se muestran en la presentación en la parte inferior.

Después de maravillarme con tanto color y forma, me fui caminando al Jardín Botánico de San Francisco. Pasé por la Academia de Ciencias de California, donde el techo del edificio ha sido convertido en un “Garden Roof”. Es decir, en vez de cemento, han plantado una infinidad de especies sobre un techo que tiene formas de esferas cortadas por la mitad. Algo así como el paisaje del programa para niños los Teletubies, con ventanas ubicadas sobre las esferas y un color verde extenso. También visité el jardín japonés (Japanese Tea Garden), donde hay edificaciones orientales rodeadas por especies características de Japón (sobretodo abundan los árboles podados) y fuentes de agua.

El Jardín Botánico es tan grande y especializado que puede tomar días recorrerlo (no tanto por su extensión sino por la diversidad). Abarca 55 hectáreas y contiene 50,000 especies de todas partes del mundo. Yo solo tuve un par de horas por lo que no pude caminar por todas las secciones. Una clase de botánica en este lugar es un lujo que pocos se pueden dar. La presentación a continuación muestra una selección de plantas de este jardín.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

* Para más información sobre esta especie, ver la entrada de la planta de la semana de Secuoyas.

** Para investigar más sobre este parque, pueden visitar: www.nps.gov/muwo

4 respuestas a “San Francisco, una ciudad verde

  1. El grass tree australiano se parece a la puya de Raimondi. ¿Hay especies americanas que se asemejen a las de Oceanía?

    • Es cierto que se parecen pero son especies que provienen incluso de diferentes clases. La puya raimondii es una especie endémica del altiplano que crece desde Perú hasta Chile. Pertenece al orden de los Poales, familia de las Bromeliaceae y el grass tree a los Asparagales, familia de las Xanthorrhoeaceae.

      Las plantas desarrollan adaptaciones principalmente por el suelo y el clima. Estas dos especies se encuentran en zonas donde predomina la sequedad, al menos por un periodo largo del año. Por eso tienen hojas espinosas (la del grass tree parece más a un pasto pero inclusive fue utilizado como arma por los aborígenes), un crecimiento lento y una vida larga. Ambas tienen una inflorescencia que sale como un racimo largo hacia arriba, siendo la de la Puya la más grande del mundo. Esta permanece por el tiempo suficiente para ser polinizada. Pero sí que se parecen visualmente. De hecho, al grass tree se le llama “black boy” porque las hojas secas que cuelgan hacia abajo, tal como las de la Puya, se ponen negras cuando hay un incendio.
      No siempre lo que se ve igual proviene de la misma familia. Hay varios ejemplos de estos casos en la naturaleza.

  2. Qué impresionante la variedad de hojas y flores que has colocado arriba! y me imagino que es sólo una pequeña parte de lo que viste! Me llamó mucho la atención la flor tropical ensortijada. Esta provenía de alguna región del mundo en particular?

    • Sí, tuve que hacer triple edición de fotos porque tenía demasiadas. Lo malo del Conservatorio de Flores es que no todo está etiquetado. Son plantas muy raras y es difícil identificarlas todas. La verdad es que no sé de donde proviene esa específicamente pero la mayoría eran de la selva tropical de Asia, África y Sudamérica.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s